23 de octubre, Homenaje y Reconocimiento

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

A los caídos del 23 de Octubre del año 1931

La Presidencia de la República estaba como pocas veces al mando de los liberales, en aquel entonces a cargo de José P. Guggiari.

Así como en la actualidad, que el pueblo exige la soberanía de la Represa Itaipu (Frontera con Brasil), en aquel entonces el pueblo sentía un gran malestar sobre la soberanía del Chaco Paraguayo (Frontera con Bolivia).
La prensa de aquel entonces hablaba poco del tema, era algo que se tomaba con mucha delicadeza, no obstante, el pueblo en especial los estudiantes de los colegios capitalinos, al ver que el gobierno hacia la vista gorda a la invasión de tropas bolivianas en el chaco paraguayo, se sentían impotentes, fue así que un grupo líderes estudiantiles del centro de estudiantes del Colegio el Nacional de la Capital (C.N.C.), un viernes a la salida de clases iniciaron una protesta con banderas frente al palacio de gobierno exigiendo a gritos y cánticos la soberanía de sus tierras, acompañados también de sus maestros, obreros, empleados y funcionarios, ancianos, mujeres, jóvenes y niños que también se unían en la marcha frente al Palacio de López.

El señor presidente, presente en el palacio, dio la orden a sus guardias de fusilar a su propio pueblo, dio órdenes de matar a quema ropas en su mayoría a estudiantes de entre 15 a 18 años de edad.

Relataban las personas, como los soldados llevaban varios cuerpos dentro del palacio antes de que toda Asunción se acerque a ver que paso.

Los cuerpos que no pudieron esconder tan rápidamente fueron los de:
Julio Cèsar Franco, Ismael González, Benigno González, Raúl Roig Ocampo, Marcial Méndez, Liberato Ruiz Ríos, Alfredo González Taboas, Celestino Ramírez, Eugenio Gómez, Serafín O. Vidal, (Todos estudiantes del C.N.C) y el de un anciano desconocido que vendía pororó (palomitas) en la plaza. Otros de 30 estudiantes resultaron heridos de gravedad.

Uno de los guardias, varios años después declaro ya sin eco, que una de las frases predilectas de José P. Guggiari era:

                 “Hay que tener cuidado con los estudiantes, porque son gente peligrosa”


 

En el Colegio Nacional de la Capital, existe un museo, donde se tiene conservada una bandera del Paraguay que fue utilizada como escudo de los estudiantes caídos, aun se ven las manchas ya marrones de sangre y los orificios de bala que atravesaron mucho más que la tela...


 

Esta es una más, de tantas historias vergonzosas de esta humanidad, que los mismos protagonistas intentan opacar, ocultar, inclusive de cambiar su contexto, a medida que pasan los años la historia se va distorsionando, el objetivo: Ocultar su crimen, pagando con la ignorancia y el dolor de todo un país.

 

logo_edydsi_negro_gordo_pequeo01.png
Empresa de Desarrollo Y Distribución de
Sistemas de Información
Avda. Bruno Guggiari #2063
Asunción, Paraguay
info@edydsi.com
15661858
Hoy
Ayer
Esta semana
Semana anterior
Este mes
Mes anterior
8495
17029
41011
8891354
132187
511221
© Copyright 2022 EDYDSI SA.

Buscar